NÚMEROS ROMANOS » El desarrollo de un sistema de símbolos y reglas

Formando parte de la extensión cultural implementada en los territorios europeos y africanos conquistados, el sistema de números romanos, ayudó a cimentar la unidad imperial en las actividades más cotidianas de las poblaciones dominadas.

Cómo se originaron de los números romanos.

NÚMEROS ROMANOS-origen

A medida que los valientes guerreros de Roma fueron ampliando su presencia territorial, tanto en gran parte de Europa, como al norte de África, surgió la necesidad de llevar la contabilidad de las actividades mercantiles realizadas con las localidades conquistadas, en consecuencia, se crearon los números romanos, cerca del año 150 AC.

Aunque, el imperio contaba con muchos intelectuales que habían desarrollado habilidades matemáticas, los números romanos fueron diseñados por los etruscos, tomando en cuenta las marcas que hacían los mercaderes en las varas de madera de los balancines, al momento de pesar algún producto para la venta.

Así, se puede señalar que estas incisiones estaban relacionadas a la forma de contar con los dedos en posición vertical con el pulgar abierto, es decir, las marcas eran I, II, III, IIII y V.

Posteriormente, se establecieron siete letras en mayúsculas, más sencillas de manejar, como I (ūnus), V (quinque), X (decem), L (quinquaginta), C (centum), D (quingenti), y M (mille); las cuales al combinarse, servían para contar los números romanos del 1 al 1 millón.

Los números romanos se siguieron usando muchos años después de la caída del imperio, pero durante el siglo XIV, se empezó a sustituir por el sistema de numeración indo-arábigo, el cual era mucho más fácil de interpretar.

NÚMEROS ROMANOS-letras principales

Las principales letras de los números romanos.

Hasta ahora, hemos visto que los números romanos se desarrollaron por la necesidad de un método de conteo para el comercio. A pesar de ello, el contar con los dedos se salió del control, por lo tanto, se decidió emplear siete símbolos que simplificaran las operaciones contables.

Consecuentemente, una sola línea representada por I se refería a la unidad o a un dedo, la V constituía los cinco dedos, y la X equivalía a los diez dedos de ambas manos.

Partiendo de este punto, se desarrollaron los siguientes números romanos:

  • M: equivaliendo a 1000, a veces se representaba con el signo CIƆ, siendo una coincidencia su semejanza con la palabra latina mille.
  • D: correspondía a 500 o la mitad de CIƆ, es decir, IƆ.
  • C: relacionada a 100, fue originalmente el símbolo theta (Θ), e igualmente, fue casual su similitud con la palabra latina centum.
  • L: refiriéndose a 50, en un principio se representaba con la letra psi (Ψ), posteriormente, la cultura romana lo fue cambiando.

NÚMEROS ROMANOS-características

Características de los números romanos.

Principalmente, la metodología de los números romanos emplea letras mayúsculas combinadas como símbolos para representar los valores.

Por ejemplo, 2018 se escribe MMXVIII, en donde cada una de las M representa las unidades de mil, la X manifiesta la decena, el V a cinco unidades y el I es una unidad.

Si nos fijamos bien, se trata de un sistema posicional basado en la adición, o sea, cada símbolo va sumando al anterior, asimismo, posee un método de sustracción, en el cual, algunas letras restan a la anterior, siendo el mejor ejemplo el número 4 o IV, donde el 1 es restado al 5.

Cabe señalar, que con la evolución del sistema de números romanos, la anterior manera etrusca de representar al 4 como IIII, fue cambiado a IV.

Por otra parte, los números romanos utilizan el mismo sistema de numeración decimal usado por nosotros, solo cambia la manera de escribir las cifras, asimismo, este procedimiento no considera el valor de nada como un dígito, razón por la cual el cero no se escribe.

Igualmente, la numeración de los romanos se escribe y se lee, de izquierda a derecha y de mayor a menor.

NÚMEROS ROMANOS-reglas

Reglas de oro para escribir números romanos.

Hay una serie de reglas esenciales para escribir los números romanos, a continuación las enumeramos:

  1. Si se coloca una letra antes de otra con menor valor, se está sumando, tal como VI (6).
  2. Al contrario, si se ubica una letra antes de una con mayor valor, se está restando, así como IV (4).
  3. Cuando se escribe una letra a la derecha de otra con mayor o igual valor, se suman ambas, como es el caso de XX (20), DCC (700).
  4. Solo las letras I, X y C, se pueden escribir a la izquierda de las que le siguen en valor, indicando sustracción, así IX (9), XL (40), CD (400).
  5. Únicamente las letras I, X, C y M, se pueden repetir dos o tres veces seguidas, tales como II (2), CC (200), XXX (300), MMM (3000).

Actualmente, los números romanos se usan para nombrar cosas relevantes como los siglos, tomos de los libros, fases lunares, grupos químicos en la tabla periódica, así como también, para enumerar monarcas, papas o eventos deportivos, ello nos da una idea de su importancia en el transcurso de la historia de la humanidad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…