CULTURA CELTA » Una fusión entre lo místico y el arte de la guerra


Hace cerca de tres mil años en el agitado inicio de la Edad de Hierro afloró en Europa la poderosa y aguerrida cultura Celta.

Siendo un conglomerado de tribus nómadas de diversos orígenes que se asentaron en los territorios de Austria y Bohemia.

Posteriormente se fueron extendiendo por todo el territorio europeo que dominaron gracias al sorprendente manejo del hierro.

Años después, con la expansión del Imperio Romano, los pueblos celtas asimilaron muchas costumbres y lenguas de sus conquistadores.

Cultura Celta. Manejo del hierro

Períodos y división territorial de la cultura Celta.

La cultura Celta se desarrolló en dos períodos:

  •  Hallstatt: surgió al final de la Edad de Bronce con el nombre de una localidad de la alta Austria.

Fueron los precursores del uso del hierro en Europa, fabricando artículos como espadas, lanzas, hachas, recipientes y cuchillos.

Llegaron a usar el lenguaje procéltico, considerado el ancestro de las lenguas celtas.

  •  La Téne: fue la segunda cultura Celta que se desarrolló durante la Edad de Hierro.

Perfeccionaron el uso del hierro iniciado por la Hallstatt, esta etapa se reconoce como la cúspide de la cultura Celta.

Una de las principales características de los celtas es que sus tribus tenían rasgos comunes como el lenguaje, el misterio y la escritura, pero con diferencias territoriales:

  • Britanos, habitaron la isla de Gran Bretaña.
  • Helvecios, se ubicaron en las tierras del alto Rin, el macizo suizo Jura, el lago de Ginebra y los Alpes.
  • Galos, situados en lo que es hoy Francia, Bélgica, el oeste de Suiza, algunas regiones de Holanda y el oeste del río Rin en Alemania.
  • Gálatas, fueron los galos que emigraron a Asia Menor, estableciéndose en la llamada Galacia.
  • Celtíberos, se situaron al noreste de la península ibérica hasta la formación de la provincia romana Hispania Citerior.

Organización social de la cultura Celta.

Organización social de la cultura Celta

La organización social de la cultura Celta estaba constituida por clanes familiares dividida en tres estamentos:

  1. Nobleza: representaban a la aristocracia que normalmente ocupaban jefaturas militares, podían ser:
  • Guerreros: eran los principales representantes de la sociedad, siendo su única función la de batallar.
  • Druidas: se encargaban de todo lo que afectara al pueblo, su poder se basaba en que sabían leer y escribir, realizaban sacrificios, rituales y funerales, de acuerdo a sus funciones se clasificaban en:

           – Vates o sacerdotes, por su gran cantidad de conocimientos eran los consejeros de los guerreros, transmitían de forma verbal los mitos, creencias y conocimientos al pueblo.

           – Bardos representados por cantantes y poetas.

 2.Hombres libres: clase compuesta por campesinos, agricultores, artesanos y metalurgos.

   3. Esclavos: personas compradas para ponerlas a trabajar en el hogar y el campo.

Igualmente existía una jerarquización territorial donde las oppida o ciudades principales, concentraban a las clases élites de la cultura Celta.

Los pueblos celtas nunca llegaron a formar un reino, en este caso todos los integrantes de una tribu era descendientes de un antepasado común, que solía ser un héroe mítico, siendo el gran lazo que los unía.

 La religión en la cultura Celta.

religión en la cultura Celta

Cada territorio de la cultura Celta se caracterizó por tener dioses y mitos de acuerdo a la particularidad local.

Generalmente sus dioses que tenían la forma de un animal gobernaban las fuerzas de la naturaleza.

Poseían la creencia de la inmortalidad y reencarnación de las almas, ya que cuando alguien moría, su alma renacía en el cuerpo de un recién nacido.

Ofrecían sacrificios humanos para calmar la ira de los dioses.

Fue común la práctica de la adivinación y el culto a los muertos.

Los druidas utilizaron monumentos de piedra o dólmenes como altares y templos.

Entre  las deidades celtas más importantes se encuentran Tutates (dios del rayo), Esus (dios de la guerra y el ganado), Belenus (dios de las artes) y Cernumnos (dios del sueño y la muerte).

La religión de la cultura Celta desapareció luego de la invasión del Imperio Romano, lo que llevo a muchos a seguir el cristianismo.

El legado de la cultura Celta.

legado de la cultura Celta

El dominio romano sobre la cultura Celta no impidió la expansión de un legado lleno de magos, guerreros, gigantes y gnomos.

Sus expresiones culturales siempre estuvieron muy ligadas a su religión, de manera que su arte se fundió entre lo místico y lo bélico.

Los sonidos musicales formaban parte de su cultura, siendo la música estimada como una manifestación del mundo espiritual, inspirada en la naturaleza y manteniéndose presente en intérpretes de nuestra era.

No solo confeccionaron objetos para la decoración personal, armas de metal o calderos sino que adoptaron importantes monumentos enterrados verticalmente, entre las que se encuentran las grandes rocas como son los menhires, dólmenes y crómlech, estos monolitos que fueron integrados a su mundo de creencias con escrituras y runas, dándoles culto como morada de espíritus sagrados.

Otros monumentos que forman parte de la herencia de la cultura Celta son:

Toros de Guisando: esculturas realizadas en granito que por su forma se asocian a un cerdo o toro.

La piedra de Turoe: teniendo una connotación mágica, los celtas tallaron en ella una serie de dibujos abstractos.

Caballo blanco de Uffington: es una obra ubicada en la cima de una colina en Oxfordshire, Inglaterra, siendo la obra más costosa de la cultura Celta.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…