TATUAJES CELTAS » Diseño y significado de sus grabados corporales

Los guerreros de las antiguas civilizaciones tribales, sobre todo del norte europeo, pintaban sus cuerpos con tatuajes celtas y pigmentos azules, con la finalidad de atemorizar a sus enemigos en el campo de batalla.

Cómo se realizaban los tatuajes celtas.

Evidentemente, los corpulentos guerreros celtas con los cabellos largos, cuerpos afeitados pintados con tintura azul y ensordecedores gritos de guerra, parecían más terribles. De esta manera, el tinte procedía del glasto, un arbusto de aproximadamente un metro de altura, que mezclado con abono producía un líquido amarillo, y al frotarse con la piel tomaba un tono azul brillante. Con esta pintura, se dibujaban símbolos con formas sencillas en los brazos como brazaletes o pintaban sus rostros.

Sin embargo, la elaboración de los tatuajes celtas, era elemental pero muy dolorosa, para ello, usaban una punta dentada en forma de aguja, con la que iban golpeando las capas de la piel hasta sacar sangre, con el propósito de que se fuesen más duraderos, luego aplicaban la tintura de glasto golpeando nuevamente la zona, así, la pintura penetraba y se fijaba en la piel. Aunque, este procedimiento se debía repetir varias veces en la vida, para mantener el pigmento conservado.

tatuajes celtas características

En qué se caracterizaban los tatuajes celtas.

Para la cultura celta, los tatuajes estaban vinculados a una serie de símbolos con diseños abstractos de líneas y dibujos que se entrelazaban entre sí, predominando las formas geométricas, que además incluían nudos celtas o lazos sin un punto de inicio ni final.

Conforme a ello, los tatuajes celtas simbolizaban el rol o estatus dentro de una clase social y también distinguía a las tribus, pero cada símbolo poseía un significado especial, por ejemplo, la cruz celta con intrincadas líneas entrelazadas, infería protección durante la batalla e inspiraba la fe en la victoria, en cambio, el triskel, con un diseño sencillo de tres brazos espirales, representaba a las tres clases sociales celtas: trabajadores, guerreros y druidas, y al mismo tiempo, el equilibrio entre la mente, cuerpo y alma del soldado. De igual forma, el trébol de tres hojas se relacionaba con la fe, el amor y esperanza, o con una cuarta hoja figuraba suerte, mientras, la runa ken manifestaba la acción y el heroísmo del guerrero feroz, que tatuado en el cuello, invocaba a los dioses durante la lucha.  

Al fin, los tatuajes celtas como parte de una creencia arraigada, se realizaban en los puntos del cuerpo donde se concentraba la energía, con la idea de mejorar el rendimiento durante la contienda.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…