CULTURA CHINA » Tradiciones y acervo cultural de un pueblo ancestral

Asentada en el sureste asiático a orillas del océano Pacífico, singular, misteriosa y con monumentos que representan su pasado milenario, la cultura China ha transcendido hasta nuestros días.

El Gigante Asiático es el tercer país con la mayor extensión territorial del mundo, y con una vasta cultura ancestral.

Siendo la nación más poblada de la tierra, un 46% de los chinos se asientan en áreas rurales, dándole vida al legado agrícola, en contraposición, el resto habita en zonas urbanas, simbolizando el crecimiento económico y empresarial de vanguardia.

Entre las principales ciudades de la República Popular China se encuentran Shanghái, Pekín, Cantón, Shenzhen, Tianjin, y Xiamen.

Una de las características recurrentes de la cultura China ha sido su aislamiento del mundo, filosofía que ha cambiado últimamente.

A pesar de ello, los chinos se han caracterizado porque sus invenciones han sido de gran utilidad para la humanidad.

Hoy en día el Gigante Asiático es la segunda potencia económica a nivel mundial, posición que ostentaba anteriormente Japón.

Historia de la cultura China.

Las primeras civilizaciones de la cultura China habitaron las regiones cercanas a los ríos Hoang Ho y Yangtsé.

Lo que favoreció el desarrollo de la agricultura, que se ha mantenido como uno de los pilares de este país.

Historia de la cultura China

En un principio, China era un conjunto de pequeños reinados enfrentados entre sí, que fueron gobernados por tres dinastías:

  • La Dinastia Shang, comprendida entre 1.766 al 1.027 AC
  • La Dinastia Zhou, desde 1.026 al 256 AC
  • Y  la Dinastia Qin, del 255 al 206 AC

Qin Shi Huang, fue el fundador de la dinastía Qin, llamado Primer Emperador por unificar a China en un estado.

Durante el gobierno Qin se realizó la primera parte de la Gran Muralla, para impedir la invasión de los xiongnu.

El Primer Emperador creía en la vida eterna, por eso cuando murió en 210 A.C., su fallecimiento no fue revelado, hasta que la dinastía fue derrocada por Lui Bang quien estableció el período Han del 206 A.C al 9 D.C.

Posteriormente, entre separaciones y unificaciones en la historia de la cultura China, sucedieron las dinastías Jin, Sui, Tang, Song, Yuan, Ming y finalmente Qing.

Con la caída del emperador Qing, China se convierte en república, pero con una división ideológica entre nacionalistas y comunistas.

Desde el año 1911, el poder es tomado por los nacionalistas, enfrentando los conflictos internos existentes y una invasión japonesa.

Los nacionalistas al haber apoyado la invasión, fueron expulsados del territorio, refugiándose en Taiwán, donde actualmente son gobierno.

Por este hecho, el pueblo apoyó al partido comunista, así el 1 de octubre de 1949, el líder del partido comunista Mao Tze Tung se proclamó presidente.

Organización social y política de la cultura China.

Organización social y política de la cultura China

 Antiguamente las clases sociales de la cultura China estaban estructuradas de esta forma:

  • Aristocracia, integrada por los emperadores y sus familiares que dominaban las funciones políticas y religiosas.
  • Burocracia, compuesta por funcionarios del estado.
  • Pueblo, constituido por artesanos y campesinos.

Políticamente se trataba de un estado monárquico y feudalista, con una elevación espiritual que velaba por el bienestar social.

Actualmente la cultura China posee una división territorial de 22 provincias, 4 municipalidades, 5 regiones autónomas entre las que se encuentran Tíbet y Mongolia, y 2 regiones de administración especial como Hong Kong y Macao.

La estructura de poder comprende tres áreas fundamentales: el Partido, el Ejército y el Estado, cargos que son ocupados por el Presidente de la República Popular de China.

Bajo la autoridad del Presidente se encuentra el Consejo de Estado y una Asamblea Popular Nacional considerada como el órgano supremo y constitucional del poder del Estado que pertenece en su totalidad al pueblo.

En cuanto a la organización social de la actual cultura China, está articulada de la siguiera manera:

organización social de la actual cultura China

  • Una sociedad política, integrada por todo el aparato estatal o principales funcionarios del Gobierno.
  • Una sociedad económica, compuesta por los empresarios o dirigentes empresariales.
  • Y la sociedad civil, conformada por ciudadanos de organizaciones civiles no gubernamentales y no empresariales.

Economía de la cultura China.

Economía de la cultura China

 Al inicio, la cultura China basó su economía en la agricultura del arroz, trigo, caña de azúcar y té.

La principal ventaja ofrecida por el territorio que propició el desarrollo de la labranza fue la variedad de redes fluviales.

Los chinos se especializaron principalmente en el cultivo del arroz, para ello fabricaron diques de madera, con la finalidad de que las siembras recibieran el agua adecuada, técnicas que se siguen usando hoy en día.

El arroz constituye en la cultura China, un tema central que simboliza la vida misma y que incluso es celebrado.

Cuando China fue un país rural con un desarrollo industrial deficiente, el arroz constituía el plato básico de la mayoría.

En tiempos remotos los chinos realizaron labores mineras, tejidos en seda y porcelana, comercializándolos en la ruta de la seda.

A partir de la década de los 80, el gobierno se fijó la meta de transformar la economía con el fin de producir un crecimiento sustentable.

Primero se descolectivizó la agricultura, se inició una apertura a la inversión extranjera y al emprendimiento de nuevas empresas.

Seguidamente se implementó un sistema de precios sujeto a la libre oferta y demanda, permitiendo el crecimiento del sector privado.

No obstante, el Estado siguió conservando el control de muchas empresas consideradas estratégicas, las telecomunicaciones y la banca.

China es un país comunista, que ha usado su apertura al capitalismo para poder mantener su modelo político.

En los últimos años el Gigante Asiático ha tenido un vertiginoso crecimiento económico que oscila en un 10% interanual.

Leer más →

Religión de la cultura China.

Religión de la cultura China

La cultura China, siendo el umbral de diferentes corrientes filosóficas y religiosas tales como el confucianismo y el taoísmo, adoptó el budismo convirtiéndolo en budismo tibetano, lo que la convierte en una sociedad politeísta y sincrética.

En este sentido, el carácter religioso chino se encuentra en sus templos que ofrecen simultáneamente varias creencias diametralmente opuestas.

Aunque existe una libertad de culto como derecho constitucional, las religiones que no son autóctonas son presionadas por el Estado.

La veneración a los ancestros constituye una de las primeras manifestaciones de la cultura China que continúa vigente.

Básicamente en la cultura China, la naturaleza religiosa viene dada por la vinculación del hombre con la tierra y la prosperidad que encuentra en ella, que se reflejan en las diferentes corrientes:

  • Budismo Tibetano: cree en la integridad mental y las buenas acciones para liberar el karma.
  • Taoísmo: busca alcanzar la inmortalidad a través de la adoración a la naturaleza y los ancestros.
  • Confucianismo: basado en la sapiencia y la vinculación social, constituye el principal sistema de pensamiento en China.

 Manifestaciones artísticas de la cultura China.

Manifestaciones artísticas de la cultura China

Con una gran variedad de manifestaciones culturales que han sobrevivido a través de los siglos, en la cultura China destacan:

  • Arquitectura: poseyendo un estilo particular vinculado a las creencias y profundas tradiciones predomina el uso del dragón como elemento decorativo.

Caracterizada por estructuras de maderas, techos revestidos a dos aguas, y espacios donde prevalece el concepto del yin y yang, construyeron palacios, pagodas, jardines, mausoleos, tumbas y viviendas.

Son obras arquitectónicas reconocidas la Gran Muralla, el Palacio del Cielo y la Ciudad Prohibida, entre otras.

  • Escultura: con un gran conocimiento técnico tallaron imágenes en madera, marfil, bambú, piedra y fabricaron otras en porcelana y terracota.

La mayoría de las esculturas de la cultura China, realizadas con perfección, se relacionan con la religión y personajes ilustres.

Entre las esculturas chinas destacan el Buda del  Templo de la Primavera y Los Guerreros de Xi’an.

escritura cultura china

  • Alfarería: sobresalieron en la fabricación de cerámica y porcelana usando la terracota con el posterior horneado en vasijas y jarrones.
  • Pintura: caracterizada por sus colores abundantes, trazos finos, temas épicos, amorosos y mitológicos, acompañados de caligrafía.
  • Escritura: constituye la representación gráfica del lenguaje chino y está dividido en seis métodos de caracteres llamados liu chu.
  • Imprenta: fueron los pioneros de la impresión, usando el método de xilografía, que consiste en tallar bloques de madera, recubrirlos con tinta y presionarlos sobre hojas de papel.

Este procedimiento se mejoró con la invención de la imprenta de tipos móviles, creada por el alquimista Pi Sheng, donde se usaban tacos de arcilla para cada carácter, posteriormente de madera y metal, permitiéndoles imprimir libros.

  • Carpintería: la madera también cobró importancia en la fabricación de muebles laqueados o naturales en sándalo rojo, ébano, peral, nanmu.
  • Pirámides:

Las  pirámides chinas  fueron halladas por el padre jesuita Athanasius Kircher en el año 1667. Sin embargo, fue después de la segunda guerra mundial cuando éstas ganaron popularidad. Se observó una inmensa pirámide blanca cubierta por joyas mientras sobrevolaba la ciudad de Xi’an, tratándose de la Gran Pirámide China.

Otros aspectos de la cultura China.

Otros aspectos de la cultura China

Teniendo una variedad de características que van desde lo simple a lo complejo, la cultura China posee tradiciones fuertemente arraigadas.

De esta manera celebran festividades como el Año Nuevo Lunar, Fiesta de los Faroles, Fiesta de la Primavera, entre otras que se reflejan en el calendario chino.

En cada festividad hay dos símbolos centrales en la vida de los chinos: el arroz como surtidor de vida y el dragón como propiciador del agua.

Por otra parte, la medicina tradicional de la cultura China establece que la energía vital o chi regula el equilibrio del cuerpo humano.

En otras palabras, cuando el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico es afectado por energías contrapuestas se producen las enfermedades.

A lo largo de siglos el Gigante Asiático ha dejado considerables inventos como el papel, la tinta, la pólvora, la extracción de la seda, el sismógrafo, la brújula, el timón para barcos, y las sombrillas entre otros.

¿Te ha gustado el artículo? ¿Quieres conocer otras culturas? ¡Haz click!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,80 de 5)
Cargando…