ECONOMÍA DEL ANTIGUO EGIPTO » Su estructura y funcionamiento

Como un regalo de los dioses, el río Nilo fue la fuente de riqueza de la economía del Antiguo Egipto. De esta manera, el fértil lodo que se depositaba en sus riberas cuando se desbordaba, hizo posible que los egipcios practicaran la actividad agrícola. Igualmente fue proveedor de fauna acuática, y constituyó una excelente vía para el desarrollo comercial.

Características de la economía del antiguo Egipto.

En la economía del Antiguo Egipto todas las actividades productivas eran controladas por el faraón y sus funcionarios. Derivándose de ello una organización social, en la que cada estrato realizaba una función específica en torno al sistema productivo de acuerdo a la planificación del Estado.

Siendo la tierra un factor económico fundamental, ésta formaba parte de las propiedades del faraón, y todas las actividades agrarias que en ella se realizaran, estaban supervisadas por los funcionarios.

Otra característica de la economía de la antigua cultura egipcia, fue el sistema tributario del estado sobre los bienes de producción de cada trabajador. Mediante el cual tenían el deber de pagar impuestos en especies según lo producido y el tipo de trabajo realizado. Siendo el tyaty o primer magistrado, el encargado de controlar el sistema impositivo en nombre del faraón. En este sentido, el gobierno se quedaba con una parte de esta mercancía, que era guardada en los depósitos del faraón, y el resto era redistribuido entre toda la población.

Las actividades de la economía del antiguo Egipto.

Primordialmente, la economía del antiguo Egipto se basó en la agricultura. Dependiendo de los ciclos del río Nilo, cultivaban cereales como el trigo para elaborar pan, cebada para fabricar cerveza, y plantas oleaginosas para producir aceites. Además, sembraban guisantes, lentejas, cebollas, pepinos, lechugas, uvas, dátiles, higos, granadas y matas textiles como el lino, papiro y palmeras.

Aunque la labranza fue importante, existían otras actividades económicas complementarias como la caza, pesca, ganadería, cerámica, metalurgia, producción textil, y la extracción minera que facilitó el levantamiento de las monumentales pirámides de Egipto.

Contando el estado con una gran cantidad de mercancía excedente, se incentivó el comercio exterior con regiones como Fenicia, Canaán, Nubia, Punt, Anatolia, Creta y Palestina, y así importaron incienso, plata, caballos, oro, marfil, madera de cedro, e incluso vendían de esclavos. Una gran parte de los productos eran transportados en barcos a través del río Nilo, el mar Mediterráneo o el mar Rojo, no obstante, también realizaban caravanas por el desierto de Sahara hasta el centro de África.

Todo este ámbito creó las condiciones óptimas para que la antigua cultura egipcia fuese uno de los países con las mayores riquezas de la antigüedad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, promedio: 4,09 de 5)
Cargando…