FARAONES EGIPCIOS » Atributos y forma de vida de estos monarcas


Básicamente, por su linaje de origen divino, los faraones egipcios eran los intermediarios entre los hombres y los dioses. Siendo los monarcas absolutos de los territorios de la cultura egipcia, los pobladores debían obedecer sus órdenes sagradas, rendirles culto e incluso levantar estatuas en su honor, y como retribución obtenían la bendición de los dioses para que Egipto prosperara. El primer faraón fue Narmer, quien gobernó hacia el año 3100 A.C., y la última Cleopatra VII, entre los años 49 y 31 A.C.

Cómo era la vida de los faraones egipcios.

El reinado de los faraones egipcios comenzaba con su coronación a los 70 días de fallecido su antecesor, que se realizaba bajo una estricta ceremonia mística y solemne en la capital del Antiguo Egipto. En la primera etapa del acto, les colocaban la Doble Corona, una blanca que representaba al Alto Egipto y otra roja al Bajo Egipto, simbolizando el mandato de ambos reinos. Al finalizar la coronación recorrían las murallas localizadas alrededor del palacio.

Los faraones vivían con la Esposa Real y un harem de mujeres que eran calificadas como reinas, en un palacio. Su vida diaria transcurría en reuniones importantes, el uso de vestimenta egipcia muy fina y la veneración a los dioses. La forma de gobierno se regía en base a un sistema de creencias religiosas, además gobernaban hasta su muerte, que era el momento en que los egipcios llevaban a cabo una serie de rituales para asegurarse de que se unieran al más allá y continuaran su camino inmortal.

Principales faraones egipcios.

En la antigüedad gobernaron una gran cantidad de faraones egipcios, pero pocos han contado con especial relevancia hasta la actualidad, entre algunos de ellos están:

Keops.

Fue el segundo faraón de la IV Dinastía, que gobernando durante 23 años, construyó la Gran Pirámide de Guiza, y años más tarde de su muerte, fue idolatrado como un verdadero dios.

Tutankamon.

Formando parte de la XVIII Dinastía, duró en el poder un total de 9 años, siendo el último faraón de sangre real logró el retorno a la normalidad social y religiosa del Antiguo Egipto.

Ramsés II.

Conocido por ser uno de los faraones egipcios más notables, fue un gran guerrero que permaneció en el trono durante 66 años, construyendo obras como los templos de Abidos, Osireion, y Ramesseum, entre otros.

Cleopatra VII.

Representando la última reina de la cultura egipcia, heredó el trono a los 18 años de edad, su belleza trascendió en la historia, pero sus escritos demostraron que su encanto se debía más bien a su gran personalidad.

Para la cultura egipcia los faraones constituyeron la divinidad personificada como verdaderos hijos de sus dioses.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…