CALENDARIO EGIPCIO » Características, función y posterior influencia


Uno de los mayores misterios después que se descifraron los jeroglíficos egipcios, fue precisamente el calendario egipcio, existiendo la creencia que podría remontarse al reinado del faraón Hetepsejemuy de la Dinastía II, entre los años 2828 y 2800 A.C. Pero ciertamente, en la cultura egipcia el río Nilo tuvo vital importancia, ya que de acuerdo a sus ciclos anuales, se organizaban las temporadas de siembra y cosecha. En base a esto y a las diferentes observaciones astronómicas los egipcios elaboraron el calendario solar más antiguo de la humanidad.

Aspectos del calendario egipcio.

La cultura egipcia empleó varios tipos de calendarios, como el lunar, solar o civil, y otro estelar para registrar los acontecimientos de los cuerpos astronómicos. Siendo el calendario egipcio solar, el más usado por sus precisiones en las inundaciones del Nilo, estaba formado por un círculo con doce figuras doradas que simbolizaban a algunos de sus dioses.

Este calendario solar se describió en el papiro de Rhind, en el cual se manifestaba que el año constaba de 365 días, dividido en doce meses de treinta días cada uno, y al final del año, cinco días epagómenos para venerar a los dioses Osiris, Horus, Seth, Isis y Neftis.

Sumando a lo anterior, el año tenía tres estaciones de cuatro meses, que eran nombradas de la siguiente manera:

  • Ajet o ciclo de inundación, para los meses de thot, faofi, athyr, joiak.
  • Peret o época de germinación e invierno, durante los meses de tybi, meshir, famenoth, farmuthi.
  • Shemu o periodo de cosecha y sequía, durante los meses de pajon, paini, epifi, mesore.

Al respecto, los egipcios nunca usaron en sus escrituras los nombres de los meses, sino el número del mes, por ejemplo, día 4 del segundo mes de ajet, en otras palabras, el cuarto día del mes faofi.

La medida del tiempo de los egipcios.

Los egipcios dividían el día en 24 intervalos, sin embargo, la jornada era considerada por la luz natural, entonces, en muchos casos las horas diurnas tenían una duración diferente a las nocturnas, de acuerdo a la estación del año, en otras palabras, durante verano las horas diurnas aumentaban y en inverno disminuían, y a la inversa con las nocturnas. Las mediciones del tiempo se realizaban mediante el uso de relojes de sol durante el día, y con listas de posiciones estelares, para la noche. La clepsidra, un gran vaso de piedra perforado y lleno de agua, también se llegó a usar para medir el tiempo.

Se puede decir que el calendario egipcio tuvo una gran influencia en el actual calendario gregoriano, que se originó de las modificaciones del calendario juliano.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…