JEROGLÍFICOS EGIPCIOS » Composición y función de sus símbolos

En un principio los jeroglíficos egipcios fueron un mecanismo de escritura para representar elementos de una realidad, pero con el paso de los años este sistema se perfeccionó, logrando incluso parecerse a los alfabetos modernos. Aunque en la cultura egipcia, existieron diferentes lenguajes regionales, algunos principios básicos de su escritura se mantuvieron inalterables.

Cómo era la escritura de los jeroglíficos egipcios.

Con una necesidad de escritura dada por la economía del Antiguo Egipto, que demandaba escribas para anotar cantidades y clasificaciones, el método de escritura egipcia que se venía empleando como parte de las representaciones en templos egipcios resultó poco práctico. De esta manera, se derivaron otros jeroglíficos egipcios que ampliaron su contenido sintáctico, como por ejemplo, el signo que representaba al sol, también era empleado para referirse a las nociones del tiempo como el día.

Adicionalmente, agregaron al sistema de escritura algunos símbolos que figuraban la pronunciación fonética de palabras de la lengua egipcia, tomando como base los glifos existentes, y así establecer un género o un número, por ejemplo, el pato que significaba hijo o hija, cuando se acompañaba del semicírculo (T en el alfabeto egipcio), se podía leer la hija.

Debido a que el método fonético aún se prestaba a confusión, se incluyó al final de cada vocablo otro símbolo, para determinar a qué clase de objeto se refería y distinguirlas de otras palabras con ortografía similar. Así, el término escribir estaba representado por una paleta, pero cuando se acompañaba de un hombre sentado se relacionaba con el oficio, es decir, el escriba.

escritura de los jeroglíficos egipcios

Componentes de los jeroglíficos egipcios.

El alfabeto de los egipcios fundamentalmente estaba formado por 28 consonantes o jeroglíficos unilíteros. Sin embargo, muchos jeroglíficos egipcios podían tener una función fonética, determinante o cualquiera de las siguientes:

Bilíteros, equivalían al uso de dos consonantes, e incluso podían tener el significado de una palabra completa.

Trilíteros, correspondían al empleo de tres consonantes, siendo los más comunes la mayoría tenía un significado propio.

Cuatrilíteros o más, con cuatro o más consonantes, eran los más escasos.

Como consecuencia de estos complementos, una palabra podía ser escrita de diferentes formas, usando determinado número de consonantes u otros símbolos, que a veces iba determinado en función al espacio con que contara el escriba. En los casos donde se mencionaba a las divinidades, se les colocaba al inicio por respeto, por ejemplo, las inscripciones que nombraban a faraones siempre iban precedidas por el dios Ra.

Finalmente, se puede concluir que el sistema de escritura egipcia, a pesar de verse complejo, es mucho más relajado que los idiomas actuales.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…