FORMA DE GOBIERNO DE EGIPTO » Sus características y estructura

A partir del año 3100 A.C., cuando el primer faraón Narmer tomó el trono, la forma de gobierno de Egipto cambió. De esta manera, la nación dividida en Alto Egipto al sur, y Bajo Egipto al norte, por primera vez tenía un solo gobernante. Estableciéndose un período de 30 dinastías que duraron aproximadamente 3.400 años, este hecho, coincidió con la divinización de los faraones egipcios.

Características de la forma de gobierno de Egipto.

Bajo esta premisa, todo el territorio de la cultura egipcia pertenecía al faraón, y dirigiendo la actividad económica, las construcciones, los ejércitos, sus decisiones eran sagradas, puesto que era el principal sacerdote y juez supremo. Conforme a ello la forma de gobierno de Egipto se caracterizó por los siguientes aspectos:

Monárquico, el estado estaba al mando de un rey o faraón, cuyo cargo era sagrado, vitalicio y hereditario.

Absolutista, el poder solo residía en el faraón, sin rendir cuentas a nadie, todos debían de obedecerle.

Teocrático, el faraón tenía consanguinidad con los dioses, y solo a ellos debía honrar y rendir cuentas.

Estructura del gobierno de Egipto.

Esta forma de gobierno de Egipto encabezada por el faraón de carácter divino y de poder ilimitado, que tenía la tarea de defender con su ejército al pueblo, mandar a construir monumentos, incentivar la agricultura, el comercio y administrar los excedentes de la producción, contaba con una serie de funcionarios de su confianza que le ayudan a que todo esto se cumpliera cabalmente, entre ellos estaban:

Escriba Real, una persona experta en la escritura egipcia y los cálculos, se encargaba de anotar todas las actividades del gobierno, así como también, estimar los impuestos, evaluar las construcciones y trascribir las órdenes del faraón.

Sumo Sacerdote, formando parte de una clase social de prestigio, tenía la responsabilidad de dirigir el culto, e igualmente realizar frecuentemente purificaciones con el agua sagrada de los templos para desaparecer toda carga negativa, además, como oficio cantaba himnos religiosos cuatro veces al día y en los intervalos se ocupaba de estudiar ciencias o practicar medicina.

Gran Visir, siendo el intermediario entre el faraón y los funcionarios, controlaba a los gobernantes de las provincias o sepat. También ejercía las funciones de primer ministro, supervisando el funcionamiento del reino y formando parte del tribunal.

Jefe del Sello Real, ejerciendo la función de tesorero, controlaba la entrada de mercancía a los almacenes reales, y a menudo se le asignaban proyectos importantes.

Como una garantía otorgada por los dioses, la forma de gobierno de la cultura egipcia, constituyó el punto focal para el desarrollo de esta gran civilización.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 3,67 de 5)
Cargando…