ESCULTURAS EGIPCIAS » Rasgos de una expresión artístico- religiosa


Muy vinculada a los aspectos funerarios y político-religiosos de los faraones, las esculturas egipcias, fueron unas de las manifestaciones más importantes de esta cultura.

Características de las esculturas egipcias.

En las esculturas egipcias se usaron materiales como la piedra, marfil, madera policromada, oro, bronce, barro cocido y arcilla blanca, los cuales permitieron su resistencia a través de los siglos. Además, emplearon piedras preciosas y semipreciosas como el lapislázuli y el alabastro. Dominando las imágenes de dioses, faraones egipcios, personajes importantes o campesinos en sus labores cotidianas, que variando en forma y tamaño, de acuerdo a la importancia que revistiera el representado, transmitían una actitud de calma y equilibrio. Otra de las características de estas representaciones, era el realismo existente en los ojos, provocado por una serie de técnicas como la incrustación de piedras, esmaltado y remarcado de los contornos de la mirada, con formas almendradas.

Entre las formas escultóricas se distinguieron los bustos, estatuas, esfinges, retratos, estelas talladas en bajorrelieve y figurillas, que generalmente, se ubicaban en los templos y tumbas egipcias, con una única finalidad funeraria-religiosa.

Importantes esculturas egipcias.

Existiendo una gran variedad de esculturas egipcias, entre algunas de las más destacadas están:

Busto de Nefertiti.

Con una ligera sonrisa, realza su belleza una de las obras maestras de la cultura egipcia. Fue realizada en piedra caliza cubierta de capas de estuco pintadas por Tutmose, el escultor oficial de su esposo, el faraón Akenatón. Midiendo 48 centímetros de alto y con un peso de 20 kilos, tiene una sola pupila que fue realizada en cuarzo teñido de negro y fijado con cera de abejas.

Sedente de Kefrén.

Hecho en un bloque de piedra de diorita, perfectamente tallado, el hijo del faraón Keops, yace sentado en su trono, semidesnudo con solo un faldín plisado, las piernas juntas y las manos sobre sus rodillas, en los 1,68 metros que tiene la estatua de alto. Mientras mantiene la cabeza erguida lo acompaña un halcón que representa al dios Horus.

Enano Seneb y su familia.

Siendo un ejemplo del realismo a la hora de representar a la gente del pueblo, fue elaborado en piedra caliza policroma y mide 34 centímetros de alto. Los padres de esta familia con vestimentas típicas están sentados en un pequeño banco donde aparecen las inscripciones del sello del faraón Didufri, los hijos aparecen parados bajo la figura de Seneb, chupándose el dedo en muestra de inocencia.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…