CALENDARIO MAYA » Descubre su aplicación y primordial significado

Como un resultado de las observaciones de los cuerpos celestes, el calendario maya constituye la expresión de la importancia que tenía el tiempo para los mayas.

De esta manera, la cultura maya logró establecer una historia cíclica en base a los movimientos de astros como el Sol, la Luna y Venus, que eran contemplados desde observatorios astronómicos construidos para tal fin.

A pesar que esta cultura desarrolló cerca de 20 calendarios, los más conocidos son el Haab y Tzolkin, que combinados entre sí, forman un ciclo que se repite cada 52 años, llamado rueda calendárica o cuenta larga.

Calendario maya civil o Haab.

Estaba basado en el ciclo solar, compuesto por 365 días, los cuales se repartían en 19 meses de la siguiente manera:

  • Uinal o 18 meses, de 20 kines (días) cada uno, los cuales con diferentes poderes naturales eran nombrados: pop, uo, zip, zotz, tzec, yax, zak, ceh, mac, kankin, xul, yaxkin, mol, chen, muan, pax, kayab y cumku.
  • Uayed o un mes, de 5 kines (días), aunque eran considerados funestos o sin ninguna actividad, representaba el fin del año y se usaba para realizar ofrendas y entender la información del movimiento de la naturaleza durante los 365 kines.

El calendario Haab, era empleado por los mayas para marcar los ritos ceremoniales colectivos y las temporadas para la siembra de cultivos, aparte de definir el temperamento de las personas de acuerdo a la fecha de su nacimiento.

Calendario maya sagrado o Tzolkin.

Siendo un importante calendario maya, el Tzolkin estaba integrado por 260 días establecidos por los movimientos del Sol y la Luna. Por ello, en el mismo se usaban dos series paralelas de períodos, es decir:

  • Una de trece tonos lunares para cada día representados con la correlación numérica maya del 1 al 13 en puntos y líneas.
  • Otra con 20 glifos diferentes que correspondían a los sellos solares, como imix, ik, ak’bal, k’an, chikchan, kimi, manik, lamat, muluk, ok, chuen, eb, ben, ix, men, kib, kaban, etz’nab, kayak, ajau.

Entre ambas series existían 260 combinaciones posibles que representaban un día o kin, en otras palabras, cada uno de los 13 tonos se repetía 20 veces en forma de una energía diferente según el glifo vinculante. Con ello se puede decir que el año sagrado maya disponía de 13 meses con 20 días cada uno.

La función de este calendario era para fijar el comienzo y la terminación de festividades religiosas, calcular el período de lluvias e incluso para predecir el futuro de las personas en base al día de nacimiento.

Así, el calendario maya mostró una armonía con la naturaleza, donde el tiempo simbolizaba el transcurrir de una energía y un fenómeno sobrenatural que regía la vida.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…