ORGANIZACIÓN POLÍTICA DE LOS TOLTECAS » Su modelo y sistema

Algunos aspectos de la cultura tolteca no se tienen bien definidos, ya que gran parte de la información proviene, como fuente de origen, de los aztecas, que la pueden haber exagerado o acondicionado, pero es segura la información en lo que respecta a la organización política de los toltecas.

En sus inicios, período en que se les conoció como los toltecas-chichimecas, tenían la característica de ser un pueblo nómada, quienes buscando un asentamiento fueron conquistando espacios y a otras tribus vecinas, lo que al final los iría transformando en una civilización guerrera.

Es así como la organización política de los toltecas fue transformándose en un sistema impositivo, dominado por implacables guerreros, que sometían otros territorios donde fundaban su plazas particulares con los fines de recaudar tributos, por parte de los moradores de los espacios que lograban conquistar con su particular poder bélico.

Bases de mantenimiento de la organización política de los toltecas.

La cultura guerrerista siempre estuvo en la mente de la sociedad tolteca, llevándolos a esa práctica desde el año 900  d. C. hasta la derrota de su imperio. El dominio lo manifestaban combinando la práctica del poder militar, los prisioneros de guerra, los rituales de sacrificios humanos al dios Quetzalcóatl y los considerables tributos que exigían a diversas tribus  de toda Mesoamérica, siendo esto lo que utiliza la organización política de los toltecas como bases para establecerse.

poder militarista en la organización política de los toltecas.La prominencia del poder militarista en la organización política de los toltecas.

Una cultura formada en torno a la guerra, con ocasión de los frecuentes combates con tribus vecinas, en pro de hacerse de más productos y dominar más territorios, es lo que encauza el sistema de organización política de los toltecas a manos del poder militar.

Una vez apoderados de vastos territorios, los jefes guerreros supeditaron todas y cada una de sus actividades en torno a sus intereses particulares.

Detentando el escalafón principal del poder, la aristocracia militarista con el paso del tiempo fue permitiendo la adhesión a ellos de la casta religiosa. Y si en algún momento el estrato sacerdotal disfrutó de influencia y poderío dentro los temas administrativos del Imperio Tolteca, la casta guerrera permaneció con el control del liderazgo político real, del cual el rey siempre era uno de sus integrantes.

Los toltecas poseyeron un poder militar altamente disciplinado, destinado al cumplimiento de las leyes, pero obviando la violencia, que los exime de ser considerados un pueblo cruel y bárbaro.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…