ORGANIZACIÓN POLÍTICA TEOTIHUACANA » Una estructura teocrática


En una ciudad próspera, con una alta densidad poblacional multiétnica y planificada económicamente, la organización política teotihuacana, debió haber tenido el mismo patrón, sin embargo, muchas son las conjeturas que hay al respecto.

Cuál es una de las hipótesis de la organización política teotihuacana.

organización politica teotihuacana- hipótesis

Tal vez, la organización política teotihuacana sea el secreto mejor guardado de esta civilización, ya que hasta los actuales momentos no ha sido fácil de determinarla, en este sentido, las opiniones de los investigadores difieren una de la otra, habiendo estudiado los mismos sitios y restos arqueológicos.

Conforme a ello, el único basamento seguro, es que se trataba de una forma de gobierno teocrática, vinculada al ámbito militar y religioso.

Dentro de este contexto, está la opinión del antropólogo japonés Saburo Sugiyama, quien al encontrar unos cien cadáveres de supuestos guerreros, sugirió que el modelo político, estaba formado por tropas militares dedicadas a controlar a la ciudadanía, y gobernado por un rey divino con puño de hierro, quien hacía cumplir las leyes a punta de cuchillo de obsidiana.

A pesar, que la inmensa búsqueda de Sugiyama llegó hasta Tikal en Guatemala y Copán en Honduras, nunca localizó a ningún rey teotihuacano.

No obstante, lo que si encaja con nitidez, es su explicación del auge de la cultura teotihuacana como una potencia en Mesoamérica, que extendió sus tentáculos de control político hasta el actual territorio de Honduras.

La posible organización política Teotihuacana.

organización política teotihuacana- centros de poder

Tratándose de una sociedad multiétnica, ordenada de manera corporativa, la suposición de la arqueóloga Linda Manzanilla, con respecto a la organización política teotihuacana, es la más acertada.

Así, Teotihuacán no estaba gobernada por un líder supremo, sino por cuatro casas rivales, en otras palabras, un estado poderoso regido por un consejo de gobernantes, donde los reyes eran más bien unas figuras decorativas.

Ahora bien, la investigadora se sustentó en la división de la ciudad en cuatro casas o cuadrantes, representados en sus templos por las insignias del coyote, la serpiente emplumada, el jaguar y el águila. De esta manera, cada una de ellas, dominaba una sección de la metrópoli, que contaba con un edificio central de gobernación con su respectivo monarca y representantes.  

Por esta razón, los templos de la Serpiente Emplumada y el Jaguar eran los más ornamentados, ya que configuraban los centros de poder más importantes de esta civilización.

Con esto, se puede concluir que la organización política teotihuacana fue un sutil juego gubernamental, entre las familias nobles, los líderes religiosos y la casta militar, que rivalizando entre sí, eran incapaces de asumir el control supremo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…