NÚMEROS NÁHUATL » Un sistema contable vinculado a su lengua

Creados por los maestros del conocimiento hace miles de años, a partir de la colonización, los números náhuatl fueron transmitidos de manera oral y por medio de prácticas sociales hasta nuestros días.

Características y etimología de los números náhuatl.

Los números náhuatl, surgieron como una derivación del método de numeración maya, tratándose de un sistema posicional vigesimal, es decir, de base 20, donde resaltan los principios matemáticos progresivos de adición, multiplicación, división y exponenciación.

Igualmente, posee una interesante relación etimológica con el idioma, que lo divide en unidades de cinco, resultando un procedimiento natural por aquello de contar con los dedos, de esta manera, veamos una muestra con los primeros dígitos:

  • Cen (uno), de acuerdo con las teorías es el principio de todo, por ejemplo, al primer grano de maíz se le llamaba centli.
  • Ome (dos), las tesis señalan que lo segundo da consistencia y forma, así, en la siembra soporta al primer grano de maíz, conocido como omitl.
  • Yei (tres), es el que anima a todos los seres vivos, entonces, el tercer grano usado para la siembra del maíz era yetl.
  • Nahui (cuatro), siendo el que encarna y da forma al centli, al omitl y al yetl, se convertía en el alimento o nacahui.
  • Macuilli (cinco), representa a los cinco dedos de la mano que toman el alimento, derivándose de los términos nahuas, maitl que significa mano y cui que se refiere a tomar.

números náhuatl-características

Cómo funciona el sistema de números náhuatl.

Siguiendo la secuencia de los números de la cultura náhuatl, nos encontramos con la serie que va desde chicuacen (6), chicome (7), chicyei (8), al chiconahui (9), donde el prefijo chic sustituye a macuilli y la terminación de cada uno se refiere a los primeros números hasta el cuatro, es decir, cinco más uno es igual a  chic + cen.

Posteriormente, los números náhuatl continúan con la sucesión mahtlactli (10), mahtlactlihuancen (11), mahtlactlihuanome (12), mahtlactlihuanyei (13) y mahtlactlihuannahui (14), donde el prefijo mahtlactli se refiere a las dos manos y va unido con la conjunción aditiva huan. Asimismo, prosigue con caxtolli (15), caxtollihuancen (16), caxtollihuanome (17), caxtollihuanyei (18) y caxtollihuannahui (19), en este caso, caxtolli describiendo al plato se une con la conjunción de adición huan. Luego continúan las series progresivas de 20 o cenpohualli, que para formarlas se sigue la regla, anteponiendo un numeral a la palabra pohualli, como omecempohualli (40) que es igual a 2 x 20.

De esta manera, el sistema de números náhuatl vinculado a las actividades agrarias, al calendario y a la lengua nativa, se ha mantenido como un acervo cultural de estas civilizaciones.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…