ESCULTURAS TOTONACAS » Un arte creativo vinculado su idiosincracia

Sobresaliendo por su expresión alegre, las esculturas totonacas parecían disimular las situaciones más complejas, sin embargo, constituyen el fiel reflejo de la cortesía y el respeto, que caracterizaron a esta civilización.

Algunas características de las esculturas totonacas.

esculturas tototnacas-caracteristicas

La zona central de Veracruz, donde habitó esta cultura, se caracterizó por su escasez en las minas de piedras, por esta razón, la gran mayoría de las esculturas totonacas  se elaboraron en barro. No obstante, se han realizado algunos hallazgos de objetos tallados en piedras como la diorita, la nefrita o el basalto.

Así, con estos materiales los totonacas colmados de indudable destreza y creatividad, elaboraron esculturas de yugos, hachas, palmas y candados y, en este sentido, los investigadores piensan que estas imágenes se relacionaban con la vestimenta de los jugadores del juego de pelota o con los sacrificios humanos.

Por otra parte, la gran influencia de los mayas y teotihuacanos, se vislumbró en el tallado de los relieves decorativos de muros y columnas, como pieza ornamental de la arquitectura, además, otros objetos presumiblemente vinculados a los rituales.

Adicionalmente, las grabados de figurillas humanas ejecutadas laboriosamente por la cultura totonaca, sirvieron de referencia para conocer los detalles de su vestimenta, e inclusive, su forma de ser, por el carácter apacible y alegre de sus rostros, en consecuencia, recibieron el nombre de caritas sonrientes.

Cuáles son los tipos de esculturas totonacas.

esculturas totonacas-tipos

Demostrando ser unos grandes artistas del tallado en piedra y el moldeado de la arcilla, los tipos de esculturas totonacas más destacados, fueron los siguientes:

Yugos: en forma de herradura, eran la representación en basalto de los gruesos cinturones de los jugadores de pelota, de esta manera, presentaban decorados de figuras zoomorfas y antropomorfas.

Hachas: esculpidas para ser empotradas en las paredes con fines ceremoniales, tenían forma de cabeza humana aplanada, con el borde redondeado y rematado con unos extraños adornos.

Palmas: aunque recibieron este nombre por asemejarse a las hojas de una palmera, eran las reproducciones en piedra de las pecheras usadas por los jugadores de pelota, que a su vez, mostraban figuras geométricas, humanas, escenas de sacrificio y algunos animales.

Candados: igualmente siendo piezas que integraban parte de la vestimenta del juego de pelota, usados para golpear el balón, se diseñaron con una forma semicircular y aplanada.

Caritas sonrientes: constituyendo unas figurillas elaboradas en arcilla con extraordinaria sutileza, manifestaban en sus rostros una sonrisa o una carcajada con un aplanamiento craneal.

Precisamente, son estas estatuillas, las que le han impreso una cualidad diferenciadora a las esculturas totonacas con respecto a otras culturas mesoamericanas, es decir, se les considera únicas en su estilo.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…