PIRÁMIDES MEXICANAS » Sus atributos, funciones y místico significado

Tal vez la primera impresión que dan las pirámides mexicanas es de autoridad, pero cuando vamos más allá, nos damos cuenta que eran el punto de contacto sagrado con los dioses para descifrar sus mensajes a través del cosmos. Fue de esta manera, que durante el periodo precolombino una cantidad de edificaciones de este tipo deslumbraron Mesoamérica, y aún más enriquecieron principalmente a la cultura mexicana

Pirámides mexicanas en Teotihuacán.

Ciudad de los dioses, así la llamaron los aztecas cuando se toparon con la maravillosa Teotihuacán. Una urbe sagrada de la cultura Teotihuacana que contiene dos de las principales pirámides mexicanas:

Gran Pirámide del Sol.

Constituye la construcción piramidal más grande de México, que se eleva hacia el cielo como reclamando su energía. Situada en el centro de la Calzada de los Muertos, este monumento macizo, mide 225 metros por un lado y alcanza 65 metros de altura. Fue levantada durante la fase Tzacualli, entre los años 1 al 150 D.C., sobre un cerro sagrado que contenía agua y otras riquezas. Algo que sugiere que la edificación fue dedicada a Tláloc, dios de la lluvia. Sin embargo, el hallazgo en su cúspide de una escultura de Huehuetéotl, dios del fuego, supone que también estuvo relacionada con el culto al fuego. Ciertamente, los teotihuacanos concebían al agua y al fuego, como elementos cosmogónicos unitarios.

La Pirámide de la Luna.

Ubicada al límite norte de la Calzada de los Muertos, mide más de 45 metros de altura y 150 metros en la base. La estructura fue construida por varias capas sobrepuestas de forma piramidal, además, en su parte superior tenía una plataforma donde se realizaban rituales en honor a Chalchiutlicue, diosa del agua relacionada con la Luna.

Pirámides mexicanas en la Península de Yucatán

Pirámides mexicanas en la Península de Yucatán.

En la Península de Yucatán, se encuentran Chichen-Itzá y Uxmal, dos ciudades mayas desde dónde los mayas realizaron sorprendentes observaciones astronómicas en las siguientes pirámides mexicanas:

Kukulkán.

Localizada en Chichen-Itzá, es una gran pirámide escalonada que mide 30 metros de alto y 55 metros en su base. Su ubicación con respecto al Sol, hace que se pueda observar a la serpiente emplumada descendiendo por las barandas de sus escaleras, debido al juego de luces y sombras que produce el ocaso del astro durante los equinoccios de primavera y otoño. También cuenta con una serie de símbolos que se refieren al calendario maya.

El Adivino.

Asentada en Uxmal, con una estructura que se asemeja a una elipse, está formada por dos cuerpos escalonados y una fachada con símbolos calendáricos o astronómicos que reflejan sus funciones.

Sólo hemos mencionado algunas de las pirámides mexicanas, que son más que una demostración de la búsqueda de estas civilizaciones de una interrelación con el universo que los rodeaba.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…