CALENDARIO AYMARA » Conoce sus características y aplicaciones

Cada veintiuno de junio, en el momento que los rayos solares atraviesan la Puerta del Sol en el templo de Kalassaya, el calendario aymara marca un nuevo año o Machaq Mara, aunque hasta la fecha no hay suficientes datos históricos que comprueben la veracidad de este hecho, lo cierto, es que ese día de solsticio de invierno es celebrado con la fiesta del Inti Raymi, simbolizando el retorno del sol, la recepción de nuevas energías del cosmos, el fin de la temporada de cosecha y el inicio de una nueva época de siembra.

Características calendario aymara

Características del calendario aymara.

El calendario Aymara, también conocido como andino, está enmarcado bajo las fases de los movimientos solares y lunares. Al respecto, en este calendario la luna anual tiene trece períodos de 28 días, en cambio, el sol anual posee 12 meses compuesto por 8 meses de 30 días y 4 meses de 31 días, dando un total de 364 días, más un día adicional llamado jach’a uru, que se refiere al 21 de junio, que no solo indica la noche más corta y fría, sino contempla todo un almanaque de celebraciones populares y religiosas ligadas a los ciclos agrícolas.

De igual forma, señala los cambios de estación, y los diferentes tipos de energía que son generados por el sol, que adicionalmente, coinciden con algunos lugares energéticos de gran trascendencia para la cultura aymara. Además, refleja una clara relación de las cuatro fases lunares con las cuatro semanas que tiene un mes.

Las estaciones en el calendario aymara.

Este ancestral calendario, posee una auténtica división del tiempo vinculada tanto al ecosistema como a la actividad agrícola de la economía aymara, sobre todo a la siembra de tubérculos y granos que dependen fuertemente de las abundantes lluvias. De esta manera, cada ciclo anual del calendario aymara, comprende las siguientes estaciones:

  • Fría o Juyphi Pacha, refiriéndose a las estaciones de otoño e invierno, es decir, entre los meses de marzo y septiembre, cuando la producción agrícola madura y se puede recolectar.
  • Seca o Awti Pacha, ocurriendo entre los meses de septiembre y diciembre, está dedicada a la siembra, e implica una temporada de hambre porque la tierra está seca y no llueve.
  • Lluvias o Jallu Pacha, se produce entre los meses de diciembre y marzo, periodo durante el cual crecen las plantaciones.

Concibiendo de manera cíclica los cambios de la naturaleza, el calendario aymara es otra fuente de inspiración de esta cultura para lograr el equilibrio armónico con su medio ambiente. 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,40 de 5)
Cargando…