PALABRAS EN OTOMÍ » Vocablos típicos de una ancestral lengua tonal

Formando parte de la familia lingüística otopame, las palabras en otomí son usadas por muchas de las personas que hablan el español en la región central de México, y aunque no son tan fáciles de pronunciar, se emplean las más sencillas.

Cuáles son las palabras en otomí más básicas.

palabras en otomí-básicas

Llamada la lengua más bonita de México, el hñähñú es un idioma indígena de origen mesoamericano que data de hace más de mil años y hablado en los estados de Hidalgo, Querétaro, Guanajuato, Puebla, Distrito Federal, Tlaxcala, Veracruz, Michoacán, Estado de México y San Luis Potosí.

Una de sus principales características es su naturaleza tonal, es decir, que su pronunciación resulta decisiva para darle un correcto significado a las frases, sin embargo, existen varias palabras en otomí que al ser castellanizadas, resultan muy familiares y sencillas de usar:

Dehe (agua), mahets’i (cielo), soona (luna), argu (casa), arguxani (escuela), heti (leer), jiadi (sol), madi (amor), peñuni (comida), (árbol), jascon (buenos días), evinte (buenas tardes), y evinchui (buenas noches).

Otras palabras en otomí.

palabras en otomí-mas usadas

El idioma empleado por la cultura otomí, como cualquier otro, es susceptible a las innovaciones. No obstante, hay palabras que por tradición se han mantenido inalterables, entre las que encontramos aquellas que se refieren a:

  • Frutas, como por ejemplo: däza (banana), k’ast’amuza (zapote amarillo), ixkähä (tuna agria), pëni (durazno), y dëjä (higo).
  • Flores, tales como: k’ast’adöni (girasol), b’ipri (espina de cactus), y ndömbo (flor de maguey).
  • Plantas, así como: täxiza (abedul), bast’a (cactus), dönza (orquídea), b’ahí (palmera), y kjätse (pino).
  • Elementos de la naturaleza, entre las cuales están: däye (aguacero), ndähi (aire), më’kuni (arco iris), t’öhö (cerro), nduzhnä (eclipse de luna), tsö (estrella), ndäpo (hierba), däbehe (invierno).

Igualmente, podemos incluir otras palabras en otomí vinculadas a los oficios, tales como: tuhnu yohai (agricultor), z’ene (bruja o brujo), duhu (cantante), (cazador), duki (comerciante), yöthek’ni (doctor), meni (lavandera), xahnate (profesor), majkä (sacerdote) y thëxi (tallador de fibras)

Con esta variedad palabras en otomí, como parte de algunos ejemplos, se puede concluir que no se trata de un lenguaje homogéneo. Y es que sus dialectos no son totalmente similares, es decir, la variante de cada región es tan diferente, que se hace de difícil comprensión, inclusive entre ellos mismos.

Aunque esto no solamente es consecuencia de la pronunciación, del léxico o la gramática, sino que viene dado por la propia experiencia de los hablantes, que es el punto donde se originan estos vocablos indígenas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,17 de 5)
Cargando…