ECONOMÍA AZTECA » Dinámica de un sistema eficiente y organizado

En un principio, la gran ciudad de Tenochtitlán podía mantenerse por sí sola con la actividad agrícola, pero a medida que la población fue creciendo, la economía azteca tuvo que diversificarse aperturando redes comerciales de intercambio en todo el imperio.

Cuál fue la actividad primaria de la economía Azteca.

La economía Azteca se fundamentaba principalmente en la siembra de maíz, frijol, ají, tomate, aguacate, tabaco, cacao, algodón, calabaza, poroto y tuna, para ello lograron domesticar las aguas del lago Texcoco, implementando un sistema agrícola de cultivos flotantes rectangulares hechos con cañas, sedimentos y ramas, llamados chinampas. Además, usaron otras técnicas como los mecanismos de irrigación mediante ductos y el empleo de abonos animales o vegetales. De esta manera, fue considerada como la economía agraria más avanzada de Mesoamérica.

Aparte, los aztecas adoraban dioses relacionados con las actividades agrícolas, como Centeotl o deidad del maíz, Tlaloc de la lluvia y Huitzilopochtli que necesitaba de la sangre humana para que el sol alumbrara todos los días los cultivos. Al respecto, los mexicas realizaban ceremonias religiosas para asegurar la fertilidad de sus cosechas.

La dinámica comercial de la economía azteca.

Con el tiempo la economía de la cultura azteca llegó a depender de la actividad comercial que se desarrollaba en los mercados, llamados Tianquiztli, donde se negociaban todo tipo de mercancías a través del intercambio, en los cuales, muchas veces para completar una diferencia en el pago, se usaban semillas de cacao o plumas de quetzal. Los mercados se llegaron a extender por toda la región, estando siempre situados cerca del templo principal de las ciudades, alcanzando a existir algunos especializados en la venta exclusiva de joyas o de esclavos, pero el más importante fue el de Tlatelolco.

Otra especie de moneda que se usaba en la economía azteca para las grandes compras, era el quachtli, una forma de algodón rectangular que aumentaba su valor si era tejido, mientras, que las tajaderas eran las monedas populares, hechas de cobre y compradas con granos de cacao. Adicionalmente, los aztecas solían vender a sus hijos como esclavos o para ser sacrificados.

Por separado, también se realizaban trueques con otras regiones mediante el oficio de los mercaderes que recorrían largas distancias con la mercancía a cuestas, de esta manera, obtenían los productos que no producían. De igual modo, la recolección de tributos en los territorios conquistados representaba otra forma de generar ingresos para mantener al imperio.

Finalmente, vemos como la economía azteca constituyó un factor muy importante dentro de esta sociedad, que alcanzando niveles de eficiencia y organización, logró asegurar el bienestar de la población del territorio más grande de Mesoamérica.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…